Comisiones de servicios, ¿igualdad, mérito, capacidad y publicidad?

(entrada actualizada a noviembre de 2019)

Cuando un ciudadano se incorpora a una Administración pública como funcionario de carrera, tras superar el correspondiente proceso selectivo, toma posesión en un puesto de trabajo determinado, con unas características propias (nivel de complemento de destino, complemento específico, etc.)

Uno de los mecanismos que los funcionarios tienen de progresar en su carrera profesional, junto a la promoción interna, es la obtención y ocupación de puestos de trabajo que se encuentren vacantes, a través de su participación voluntaria en procesos de provisión de puestos de trabajo (concurso y libre designación, art. 78 del Estatuto Básico del Empleado Público -EBEP-), que deben estar basados en los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad.

Según indica el artículo 79 del EBEP el procedimiento normal de provisión de puestos de trabajo es el concurso, que consiste en la valoración de los méritos y capacidades y, en su caso, aptitudes de los candidatos por órganos colegiados de carácter técnico.

Jesús Ángel Fuentetaja Pastor, profesor de Derecho Administrativo de la UNED, define de forma precisa el concurso de provisión de los puestos de trabajo del personal funcionario de carrera como el “mecanismo destinado a elegir, de entre las personas que ya tienen acreditada la capacidad mínima funcionarial por haber superado los procedimientos selectivos de ingreso, cuál de ellas es la que reúne la mayor idoneidad para el desempeño de un determinado puesto de trabajo”.

Así pues, se trata de un sistema por el que se constatan y califican los méritos (trayectoria académica, formativa y profesional) de los funcionarios de carrera que aspiran a un determinado puesto, en régimen de concurrencia competitiva, de acuerdo con el baremo de valoración indicado en la convocatoria. Y, como resultado del proceso del concurso, se adjudica dicho puesto de trabajo al funcionario que logra la mayor puntuación.

concurso de provision de puestos de trabajo

La provisión de puestos de trabajo según el modelo introducido en las Administraciones Públicas por la Ley 30/1984, de 2 de agosto, de medidas para la reforma de la Función Pública, mantenido por el EBEP, parte del principio de la adscripción indistinta de los puestos de trabajo a desempeñar por los funcionarios: con carácter general no están reservados a escalas o cuerpos determinados, salvo las excepciones, que vinculadas al cometido del puesto de trabajo, lleven a su adscripción a determinados cuerpos o escalas funcionariales (abogados del Estado, arquitectos de Hacienda, inspectores de Trabajo y Seguridad Social, inspectores de Hacienda del Estado, etc.).

Además, en función de lo que determinen las correspondientes relaciones de puestos trabajo (RPT), es posible que un funcionario de una Administración pública pueda desempeñar puestos de trabajo en otra diferente (por ejemplo que un funcionario de la AGE pueda ocupar un puesto de trabajo en una Administración autónoma o local o viceversa). En ese caso el artículo 84 del EBEP (movilidad voluntaria entre Administraciones Públicas) indica que “los funcionarios de carrera que obtengan destino en otra Administración Pública a través de los procedimientos de movilidad quedarán respecto de su Administración de origen en la situación administrativa de servicio en otras Administraciones Públicas”.

En su artículo 81.3  el EBEP menciona la posibilidad de que los puestos de trabajo puedan proveerse con carácter provisional, determinado únicamente su uso en casos “de urgente e inaplazable necesidad”,  mediante “convocatoria pública dentro del plazo que señalen las normas que sean de aplicación”.

El Real Decreto 364/1995, de 10 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento General de Ingreso del Personal al servicio de la Administración general del Estado y de Provisión de Puestos de Trabajo y Promoción Profesional de los Funcionarios Civiles de la Administración general del Estado (vigente, según la Disposición final cuarta del EBEP “hasta que se dicten las leyes de Función Pública y las normas reglamentarias de desarrollo se mantendrán en vigor en cada Administración Pública las normas vigentes sobre ordenación, planificación y gestión de recursos humanos en tanto no se opongan a lo establecido en este Estatuto”) señala, en su artículo 64:

– “que cuando un puesto de trabajo quede vacante podrá ser cubierto, en caso de urgente e inaplazable necesidad, en comisión de servicios de carácter voluntario, con un funcionario que reúna los requisitos establecidos para su desempeño en la relación de puestos de trabajo”.

– Las comisiones de servicios tendrán una duración máxima de un año prorrogable por otro en caso de no haberse cubierto el puesto con carácter definitivo.

– El puesto de trabajo cubierto temporalmente será incluido, en su caso, en la siguiente convocatoria de provisión por el sistema que corresponda (concurso o libre designación).

Cuando se convoca el concurso, el funcionario que ocupa el puesto de trabajo de forma provisional (en comisión de servicios) parte de una posición de privilegio, dado que puede alegar como méritos la experiencia adquirida en el desempeño de dicho puesto de trabajo, lo que según la jurisprudencia es perfectamente legal (vid. sentencia TS 6834/2012). Pero ello no supone que tenga garantizada la obtención de dicho puesto de forma definitiva, que dependerá de la puntuación alcanzada por otros candidatos, según el baremo de valoración de la convocatoria. De hecho, a los funcionarios en comisión de servicios se les reserva el puesto de trabajo previo, por si se interrumpe ésta antes de la inclusión del puesto en el concurso o no obtienen finalmente el puesto ocupado de forma provisional (art. 64.6 del RD 364/1995).

comisiones de servicio

Hasta hace aproximadamente 10-12 años, los concursos de provisión de puestos se publicaban con regularidad en los Boletines Oficiales correspondientes y la figura de la comisión de servicios se circunscribía, en la mayoría de los casos, a puestos de trabajo vacantes que podían ser desempeñados por un funcionario de la unidad administrativa que realizara sus funciones de forma satisfactoria a consideración de sus superiores (y así se le “promocionaba”) o cuando se conocía un funcionario de fuera de la unidad que podía desempeñar el puesto de trabajo de forma idónea (aunque es innegable que también se producían situaciones de “amiguismo” en las que el funcionario elegido no tenía un perfil profesional relacionado con las competencias del puesto a ocupar). Con todo, la Resolución de 14 de diciembre de 1992, de la Secretaría de Estado para la Administración Pública, por la que se dispone la publicación del Manual de Procedimientos de Gestión de Recursos Humanos en materia de vacaciones, permisos y licencias, comisiones de servicios y reingresos al servicio activo reconocía que “la comisión de servicios es la solución más fácil y cómoda para sortear las lentitudes y rigideces de los concursos” y que “los excesos en la utilización de esta fórmula han generado una opinión negativa que afecta a la credibilidad de la política de selección y movilidad de los funcionarios públicos”.

Si bien la comisión de servicios se configura como una manifestación más de la potestad discrecional de las Administraciones Públicas, integrada en su potestad de autoorganización, en los últimos años, de forma creciente, se ha generalizado su uso hasta unos extremos inadmisibles, incumpliendo abiertamente la necesidad legal de que la ocupación del puesto vacante fuera de “urgente e inaplazable necesidad”. Como consecuencia, los concursos de provisión de puestos, cada vez más espaciados en el tiempo, han acabado convirtiéndose en procedimientos que sirven para “legalizar” la ocupación de los puestos por los funcionarios/funcionarias que los desempeñaban de forma temporal, es decir, limitándose a modificar su ocupación de provisional a definitiva, como si se tratara de aplicar el conocido refrán “Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita”. Así pues, podría concluirse que concursos han acabado transformándose en procesos selectivos basados en libres designaciones encubiertas, conculcando los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad.

Sin que ello pueda ser entendido como una crítica a los funcionarios, que se ven obligados a participar en esta dinámica en aras de obtener mejoras en su carrera profesional, cabe proceder a desgranar un amplio cúmulo de irregularidades vinculadas al abuso el empleo de las comisiones de servicios:

Los plazos de duración máxima (un año prorrogable por otro en caso de no haberse cubierto el puesto con carácter definitivo) se incumplen con frecuencia con el objetivo de “forzar” que el funcionario obtenga finalmente el puesto por la experiencia acumulada obtenida (vid. la sentencia TSJ de Castilla-La Mancha 140/2016 , el Informe del Defensor del Pueblo de 2018 y años anteriores o el Informe del Tribunal de Cuentas sobre Extremadura correspondiente al año 2016). En algunos casos, para evitar tanto la obligación del incluir el puesto de trabajo en un concurso en los plazos legales como para desvincular al funcionario en comisión de servicios respecto a la plaza ocupada con anterioridad y que ésta quede “libre”, se usa de forma totalmente irregular la figura de la adscripción provisional (art. 63 del RD 364/1995), que sólo puede utilizarse en supuestos de remoción o cese en un puesto de trabajo obtenido por concurso o libre designación, supresión del puesto de trabajo o reingreso al servicio activo de los funcionarios sin reserva de puesto de trabajo.

La gran mayoría de los puestos incluidos en los concursos de provisión de puestos están ocupados previamente en comisiones de servicios (o, como veremos, mediante adscripciones provisionales). Únicamente estarían “libres” aquellos puestos de difícil cobertura por sus características (ubicación del centro de trabajo, nivel de destino 14 para subgrupo C2 o 24 para A2, etc.), o que han quedado vacantes en momentos cercanos a la publicación de la convocatoria del concurso. Tal es así, que incluso Funciona, el portal de Recursos Humanos de la Administración General del Estado, viene en los últimos años incrementando la publicidad de plazas vacantes para ser ocupadas en comisión de servicios, ofertadas por Ministerios y otros organismos públicos, para conocimiento de aquellos funcionarios que pudieran estar interesados. Con ello se da al menos un paso para posibilitar la concurrencia de candidatos (sin, no obstante, cumplirse la obligación de publicitarse medianteconvocatoria pública”).

– Pero sigue sin garantizarse el cumplimiento del principio de igualdad de oportunidades, dado que muchas unidades administrativas deniegan a los funcionarios con destino en las mismas la posibilidad de que puedan aceptar ofertas de incorporación a otros puestos en comisión de servicios, bien porque conocen la dificultad para sustituirlos o porque no desean prescindir de funcionarios que realizan de forma satisfactoria las tareas que tienen encomendadas. En algunas circunstancias, las unidades permiten la salida del funcionario/a en adscripción provisional, cuando no es discrecional para la Administración recurrir a una u otra, sino que, como acabamos de ver, viene determinada legalmente. Así se consigue que el funcionario al que se concede la adscripción provisional pierda la reserva del puesto que anteriormente ocupaba.

– E igualmente, se conculcan los principios de igualdad mérito y capacidad en tanto que los puestos incluidos en el concurso se perfilan en función del funcionario/funcionaria que los ocupaba. Para garantizar que éste consiga finalmente el puesto, no sólo se incorporan las funciones propias del mismo, sino que, en la gran mayoría de las ocasiones, se incluyen competencias y cursos formativos que ha ido adquiriendo el funcionario en su carrera profesional en la Administración que nada tienen que ver con el puesto que ocupa provisionalmente, lo que hace prácticamente imposible que otro candidato lo obtenga finalmente (a título de ejemplo, véase el puesto número 46 de la Orden PRE/1914/2015, de 17 de septiembre, por la que se convoca concurso específico para la provisión de puestos de trabajo del Ministerio de la Presidencia, de Jefe/Jefa de Área de la Dirección de Inmuebles y Medio Natural, en el que se incluye entre los cursos de formación y perfeccionamiento a valorar el de “Políticas de igualdad”, sin ninguna vinculación con la naturaleza de las funciones y relación de las principales tareas a desarrollar). Tal es así, que la práctica más frecuente es que los funcionarios interesados en un puesto incluido en un concurso, incluso aunque tengan un perfil idóneo para su desempeño, no lo soliciten tras averiguar que está ocupado en comisión de servicios. Esta situación me recuerda la anécdota que vivió el actor Charles Chaplin, en un momento en que su popularidad mundial era inmensa. En Estados Unidos tenían lugar frecuentes concursos en los que se premiaba a quien mejor realizara la imitación de su personaje cinematográfico Charlot. En 1913, durante uno de sus viajes a San Francisco, le llegó la noticia de la celebración de uno de estos concursos, y seducido por la idea de demostrar su genialidad, Charles Chaplin se inscribió de incógnito. Increíblemente, el resultado de su participación fue desastroso y ni siquiera pasó de la primera ronda, al valorarse más la realización exagerada de los gestos y movimientos que caracterizaban al personaje más famoso de Chaplin.

Concurso Charlot

Esta vulneración de los principios de igualdad mérito y capacidad ha llegado a estar tan extendida que distintos autores la han criticado de forma nítida y con firmeza:

– Miguel Sánchez Morón, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Alcalá de Henares, señala que la determinación de los méritos y de su correspondiente puntuación tiene una componente discrecional innegable y, en la mayoría de las ocasiones, bajo la apariencia de un concurso de méritos nos encontramos en realidad con un sistema de libre designación de hecho. “Esa discrecionalidad permite en la práctica acotar excesivamente los perfiles exigidos para concursar, de manera que, tratándose de convocatorias para cubrir una sola o muy pocas plazas, es frecuente que el resultado del concurso parezca predeterminado de antemano” (“Derecho de la Función Pública”, 12ª edición -2019-).

– En el mismo sentido, Jorge Fondevila Antolín, Jefe Asesoría Jurídica de la Consejería de Presidencia y Justicia del Gobierno de Cantabria, afirma que “uno de los problemas más graves del actual sistema de provisión es la prefiguración de los méritos a valorar en función de los posibles concursantes y como consecuencia de esta dependencia previa del concursante concreto se procede a un acotamiento totalmente desmesurado en la convocatoria, exigiendo méritos, experiencia profesional o cursos concretos absolutamente restringidos, es decir, en términos coloquiales las convocatorias se hacen «como un traje a medida» del candidato previamente seleccionado por el órgano gestor” (Los procedimientos de provisión de puestos de trabajo: profesionalidad y objetividad versus clientelismo político y corrupción, en Actualidad Administrativa 2015).

Y por si fuera poco, hay que mencionar un último efecto indeseado de esta generalización del uso de las comisiones de servicios (y adscripciones provisionales) en la ordenación y planificación de los recursos humanos de las Administraciones Públicas, en este caso sin relación con la carrera profesional de los funcionarios. Dado las restrictivas Ofertas de Empleo Público de los últimos años y la escasísima incorporación de nuevos efectivos, las unidades administrativas, para garantizar la realización de los objetivos que tienen encomendados, han acabado participando en una dinámica de “quitarse funcionarios unos a otros”. Ello tiene como resultado que las unidades que cuentan con Relaciones de puestos de trabajo (RPT) “atractivas” en función de sus retribuciones consiguen mantener un mayor grado de ocupación de sus puestos de trabajo. Y ello en detrimento de otras unidades que, al no poder cubrir los puestos que quedan vacantes tanto por jubilaciones como por la marcha de funcionarios a otras unidades administrativas, están empezando a tener problemas para poder cumplir los servicios públicos que tienen atribuidos.

Las unidades de recursos humanos han justificado la “ruptura” de la excepcionalidad que caracteriza la figura de la comisión de servicios por el temor a que si no se ocupaban las plazas vacantes de forma inmediata, los centros directivos de las distintas Administraciones Públicas podrían proceder a su amortización en un momento caracterizado por la crisis económica y la adopción de medidas destinadas a la disminución del déficit público. Una vez que dicha “espada de Damocles” ha desaparecido del escenario, las Administraciones Públicas deberían volver a utilizar las comisiones de servicios de forma restrictiva, en los términos que fija la ley (“en caso de urgente e inaplazable necesidad”). Algo fácil de cumplir sin hubiera voluntad política, bastaría con aumentar la frecuencia de publicación de las convocatorias de concurso de traslados (como se hace con los puestos a cubrir por libre designación).

comisiones de servicio2

Recientemente el Gobierno de La Rioja ha anunciado la elaboración y aplicación de un protocolo de “provisión de plazas en comisión de servicio” desde la misma convocatoria hasta la adjudicación del puesto de trabajo, “que garantice la absoluta transparencia y permita una mayor concurrencia a este proceso”. Este protocolo, resultado del Pacto de investidura firmado entre el Gobierno autonómico y Ciudadanos, es un reconocimiento de que el abuso en la utilización de las comisiones de servicios ha provocado en las Administraciones desajustes evidentes a la hora de asegurar el cumplimiento de los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad. En mi opinión, este intento de “objetivar” su utilización es positivo, si bien no resuelve de forma conveniente el problema ya que configura las comisiones de servicios como algo que no son, procesos selectivos de provisión de puestos de trabajo, vaciando de contenido los concursos de provisión de puestos (vid. El Ejecutivo riojano aprueba un nuevo procedimiento para la provisión de puestos de trabajo de funcionarios mediante comisiones de servicio).

Finalmente, indicar que, pese algunas denuncias loables emprendidas de forma pública por sindicatos con implantación en las Administraciones Públicas, las organizaciones sindicales no han actuado de forma contundente ante esta grave problemática. De hecho, siguen asistiendo y puntuando en las Comisiones de Valoración de los concursos (art. 46 del RD 364/1995), a pesar de que éstos órganos colegiados han quedado reducidos a gestionar como mero trámite que los funcionarios que ocupan puestos con carácter provisional los obtengan de forma  definitiva, dando validez al refrán “A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga”.

Post scriptum: Atendiendo distintas consultas relativas a si es posible que se concedan comisiones de servicios a funcionarios de nuevo ingreso, indicar que la Dirección General de Función Pública (AGE) establece desde hace años como requisito indispensable para su tramitación que el funcionario/a lleve dos años de servicio activo. Así pues, no se conceden comisiones de servicios ni en el caso de haber sido autorizadas por el Ministerio u organismo donde el funcionario/a ocupa el puesto de trabajo obtenido tras su nombramiento inicial.

Esta entrada fue publicada en Administraciones Públicas, Comisiones de servicio, Concurso de provisión de los puestos de trabajo, Empleados Públicos/funcionarios, España, Movilidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

313 respuestas a Comisiones de servicios, ¿igualdad, mérito, capacidad y publicidad?

  1. Iolanda dijo:

    Buenas tardes
    Se puede revocar una comisión de servicios?En que supuestos?
    Si la trabajadora ha estado de baja mucho tiempo y ahora se reincorpora se puede revocar esa comisión de servicios?

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimada Iolanda:

      Aunque la normativa no lo precisa, lo más frecuente es que para que una comisión de servicios se revoque haga falta el acuerdo de todas las partes (administración donde el funcionario/a tiene el puesto reservado, administración donde está ocupando el puesto de trabajo en comisión de servicios y la del propio funcionario/a). Eso sí, tras el transcurso del primer año, cualquiera de las partes puede pedir (y conseguir) que no se prorrogue la comisión de servicios.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  2. Jonás dijo:

    Muchas gracias por la información y por tu blog. Por favor, una pregunta: cuando un funcionario de la AGE se incorpora a una comisión de servicios cambiando de provincia ¿tiene algún tipo de permiso por traslado?

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Jonás:

      El Real Decreto 364/1995, de 10 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento General de Ingreso del Personal al servicio de la Administración general del Estado y de Provisión de Puestos de Trabajo y Promoción Profesional de los Funcionarios Civiles de la Administración general del Estado señala, en su artículo 64.4:

      “Si la comisión no implica cambio de residencia del funcionario, el cese y la toma de posesión deberán producirse en el plazo de tres días desde la notificación del acuerdo de comisión de servicios; si implica cambio de residencia, el plazo será de ocho días en las comisiones de carácter voluntario y de treinta en las de carácter forzoso”.

      Un cordial saludo

      Me gusta

    • Jonás dijo:

      Gracias por tu respuesta rápida! En mi caso sería voluntaria. ¿Entiendo que esos ocho días no son retribuidos? Un compañero asegura que tuvo quince días de permiso retribuido cuando se incorporó a una comisión de servicio – no obstante, de eso hace varias décadas.

      Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Jonás:

      El periodo desde el cese a la toma de posesión es retribuido.

      Un cordial saludo

      Me gusta

    • Jonás dijo:

      Gracias por todo y sólo dos últimas dudas 🙂
      – El plazo de ocho días para las comisiones de carácter voluntario con cambio de residencia, entiendo que se refiere a días hábiles, en virtud de la ley 39/2015. ¿Estoy en lo cierto?
      – La comisión es en un ministerio distinto. ¿Qué administración es la que retribuye ese período, la que convoca la comisión o la anterior?

      Me gusta

    • jval01 dijo:

      En una respuesta a una consulta sobre el tema la DIRECCIÓN GENERAL DE LA FUNCIÓN PÚBLICA indicó en 2018 que “los plazos establecidos para la comisión de servicios en el artículo 64.4 del Reglamento General de Ingreso y Provisión se refieren a días naturales, no a días hábiles. En este sentido, cuando el Reglamento quiere establecer plazos en días hábiles lo señala expresamente, como por ejemplo sucede en el artículo 48 del mismo Reglamento”.

      Por otra parte, el ministerio donde tienes el puesto de trabajo “definitivo” paga el mes completo en que se produce el cese (y la parte proporcional de la paga extraordinaria).

      Un cordial saludo

      Me gusta

  3. Jesus dijo:

    Buenas tardes,

    Si sale a concurso el puesto que alguien ocupa en comisión de servicios, ¿esa persona está obligada a concursar? Por otra parte, ¿el funcionario puede revocar unilateralmente su comisión de servicios y volver a su puesto anterior?

    Muchas gracias y un saludo

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Jesús:

      No está obligado a solicitar el puesto que ocupa en comisión de servicios cuando salga a concurso de traslados.

      Aunque se trata de una comisión voluntaria y, por lo tanto, podría revocarse a solicitud del funcionario, en la práctica se solicita también la aceptación de los organismos afectados (donde tiene en puesto reservado y donde esta en comisión de servicios).

      Un cordial saludo

      Me gusta

    • Jesus dijo:

      Muchas gracias por la información y enhorabuena por el blog!
      Un cordial saludo.

      Me gusta

  4. MILAGROS dijo:

    Hola buenas tardes, mi pregunta es la siguiente: ¿Puedo participar en la convocatoria de una comisión de servicios si me encuentro de baja???

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Milagros:

      Sí podrías participar, salvo que lo impidiera la convocatoria (lo que me extrañaría puesto que resultaría discriminatorio).

      Un cordial saludo

      Me gusta

    • MILAGROS dijo:

      Gracias por tu pronta respuesta. Se trata de una comisión de servicios de una plaza de administrativo en el ayuntamiento en el que trabajo. En el concurso de méritos quedaría en primer lugar, de manera que la plaza la obtendría yo. Me encuentro en una baja laboral de larga duración. Supongo que aún continuaré en esta situación durante unos 4-5 meses más. Dado que la naturaleza de una comisión de servicio lleva aparejado el cubrir una plaza vacante por urgente e inaplazable necesidad, ¿qué pasaría si participo??? Me la adjudicarían y seguiría de baja, ésta vez en el puesto de administrativo? ¿Cómo cubrirían entonces esa plaza vacante? ¿Por no poder incorporarme inmediamente al nuevo puesto acudirían al siguiente de la lista resultante del concurso, quedando así yo fuera de la misma?? ¿Viene esto recogido en algún sitio, ya que supongo que no debe tratarse de una situación muy usual?? Muchas gracias por tu respuesta

      Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimada Milagros:

      Supongo que la circunstancia que planteas no vendrá regulada en el concurso de méritos. Como planteas, es posible que si quedas como primera candidata puedan excluirte finalmente dado que no podrías incorporarte de forma inmediata (y la comisión de servicio no tiene como objetivo la promoción profesional de los funcionarios/as sino la urgencia en que se cubra un puesto de trabajo).

      Si lo consideras oportuno, podrías hacer una consulta a los Delegados de Personal o la Junta de Personal (lo que corresponda).

      Un cordial saludo

      Me gusta

  5. Carlos Calvo dijo:

    En relación al comentario anterior, en primer lugar agradecer la respuesta tan rápida.
    Por otro lado, sé que necesito la autorización de mi Ayuntamiento pero desde secretaría hacen informe desfavorable alegando por un lado falta de efectivos (que se cubriría con la comisión de la persona que “me sustituiria”) y por otro que no es legal porque habiendo personal en comisión en mi Ayuntamiento es ilegal dejarme salir a mi, cuando ya anteriormente lo ha hecho. Sé que es algo enrevesado pero me refiero a la legalidad o no de la situación y de si es cuestión de impedimento legal o de falta de voluntad el salirse de su propio criterio que la propia Secretaria marcó en condiciones similares.
    Gracias!

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Carlos:

      Por lo que señalas, estaríamos ante una falta de voluntad del Ayuntamiento de conceder la comisión de servicios dado que entiendo que no hay una imposibilidad legal para ello. En todo caso, y lamentablemente, puede no autorizarla sin necesidad de motivación.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  6. Carlos dijo:

    Hola, buenos días:
    ¿Sería legal conceder una comisión de servicios a un funcionario del grupo C1 cuando, tanto él, como el Ayuntamiento de destino tienen la urgente necesidad (demostrable), la plaza se ha publicitado y valorado mediante méritos y entrevista, pero a la vez es necesario en su Ayuntamiento de origen, si el funcionario del que hablamos, aporta un candidato igualmente capacitado para prestar servicio en el citado Ayuntamiento de origen, también en situación de comisión de servicios y salvar así ese requisito de “necesario en la Administración de origen”?
    Muchísimas Gracias

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Carlos:

      La concesión de la comisión de servicios, independientemente de lo que indicas, necesitaría la autorización del Ayuntamiento donde desempeñas el puesto de trabajo.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  7. Juanma dijo:

    Si un funcionario participa en convocatoria pública para un puesto en comisión de servicios y le designan para el mismo; ¿puede participar un mes después en otra convocatoria pública de comisión de servicio para otro puesto y ser designado para éste último?

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Juanma:

      Entiendo que tendría que revocarse la comisión de servicios en curso y solo entonces podría iniciarse una nueva comisión de servicio, pero no sé como actúa en estos casos la administración pública a la que perteneces.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  8. Vila dijo:

    Buenos días,

    Es posible ocupar en Comisión de Servicios en una administración local una plaza de A2 de Administración General, siendo funcionario con plaza en otra Administración local A2 de Administración Especial? Muchas gracias.

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Habría que consultar la correspondiente Relación de Puestos de Trabajo (RPT) y ver si el puesto está adscrito a funcionarios pertenecientes a ambas escalas.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  9. ANTONIO dijo:

    Buenas tardes,
    Me concedieron hace 3 meses un puesto en comisión de servicios, de una persona que se marchó en excedencia voluntaria, el puesto es dentro de mi misma secretaria y ni me he tenido que mover de mi oficina, simplemente fue para mejorar mi nivel del 16 al 20. yo estoy intentando concursar para irme para un puesto en Galicia, ya llevaba mas de dos años en mi puesto definitivo antes de concederme la comisión.
    Mi duda es si al haberme concedido esta comisión me vuelve a correr el tiempo de esperar dos años para concursar, alguna gente me ha dicho que sí, pero yo entiendo que no, porque pone en las convocatoria estar dos años en puesto definitivo y yo ya los llevo y la comisión es simplemente un puesto provisional de duración de un año prorrogable por otro, que si quiero lo renuevo y si no no.

    Un saludo .

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Antonio:

      De acuerdo con lo que indicas. El artículo 41.2 del Real Decreto 364/1995, de 10 de marzo señala que “los funcionarios deberán permanecer en cada puesto de trabajo de destino definitivo un mínimo de dos años para poder participar en los concursos de provisión, salvo en el ámbito de una Secretaría de Estado o de un Departamento ministerial, en defecto de aquélla…). Así pues reunirías el requisito para participar en un concurso de provisión de puestos, independientemente de la ocupación provisional de otro puesto en comisión de servicios.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  10. antonio granados dijo:

    buenas tardes.

    ¿Se puede nombrar una comisión de servicios entre funcionarios de distinto sub-grupo (de un C-1 a un A-2) dentro de la misma administración o es mas adecuado un nombramiento interino?

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Antonio:

      La ocupación de un determinado puesto de trabajo en comisión de servicios vendrá determinado por el grupo o subgrupo al que esté adscrito en la correspondiente Relación de Puestos de Trabajo (RPT): A1, A1-A2, B, A2-C1, C1-C2…

      Un cordial saludo

      Me gusta

  11. fernan dijo:

    Buenos días,

    Me surge algunas dudas con respecto a las comisiones de servicio. A ver se me podéis ayudar.
    La única referencia (al menos la última, o eso creo) está en el 364/95 y habla de “plazas vacantes” ¿Sería posible utilizar esta figura para una plaza que nunca haya sido ocupada que sea directamente de nueva creación? (En cualquier caso sería dificil justificar la urgencia en ambso casos)
    Por otro lado, conozco alguna administración que utiliza este medio para cubrir los puestos de mayor responsabilidad (¡y salario!) con funcionarios de otras administraciones más afines a los que mandan. ¿Esto no se puede controlar? (La reciente sentencia sobre la obligatoriedad de publicitar estas comisiones puede ayudar a frenarlo, supongo).

    Muchas gracias!

    Saludos

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Fernan:

      El Real Decreto 364/1995 señala en su artículo 64:

      “cuando un puesto de trabajo quede vacante podrá ser cubierto, en caso de urgente e inaplazable necesidad, en comisión de servicios de carácter voluntario, con un funcionario que reúna los requisitos establecidos para su desempeño en la relación de puestos de trabajo”.

      Así pues, entiendo que no podría ocuparse por comisión de servicios un puesto de trabajo de nueva creación.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  12. Álvaro Saez dijo:

    Hola,

    ¿Que pasa cuando se esta tramitando ya una comisión de servicios y el mismo funcionario es solicitado por otra administración en comisión de servicios?

    Un saludo,

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Álvaro:

      Si el funcionario está más interesado en la segunda comisión de servicios puede solicitar la interrupción de la tramitación de la primera comisión de servicios ante el órgano competente antes de que se conceda.

      Un cordial saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s