Personal directivo en las Administraciones Públicas

El Estatuto básico del Empleado Público (EBEP), siguiendo las recomendaciones incluidas en el Informe de la Comisión de expertos para el Estudio y Preparación de dicha ley (abril 2015), incluye la figura del personal directivo profesional.

Curiosamente, aunque es indudable que se trata de un empleado público, no se cita en el EBEP en la clasificación de empleados públicos (art. 8: funcionarios de carrera, funcionarios interinos, personal laboral y personal eventual), dado que se sobrentiende que el personal directivo será o funcionario o personal laboral. A efectos de darle una mayor relevancia, se incorpora en un único artículo del Capítulo II (Personal directivo) del Título II (Personal al servicio de las Administraciones Públicas).

Las características que señala el EBEP para este personal directivo profesional, en su artículo 13, son las siguientes:

– desarrolla funciones directivas profesionales en las Administraciones Públicas.

– su designación atenderá a principios de mérito y capacidad y a criterios de idoneidad y se llevará a cabo mediante procedimientos que garanticen la publicidad y concurrencia.

– estará sujeto a evaluación con arreglo a los criterios de eficacia y eficiencia, responsabilidad por su gestión y control de resultados en relación con los objetivos que les hayan sido fijados.

– las condiciones de empleo del personal directivo no tendrá la consideración de materia objeto de negociación colectiva.

Estas características son imprecisas, pues muchas de ellas son compartidas con los restantes empleados públicos (designación teniendo en cuenta los principios de mérito y capacidad, evaluación del desempeño…), estando pendiente de desarrollo su régimen jurídico específico por parte del Gobierno y los órganos de gobierno de las comunidades autónomas.

El Gobierno y la mayoría de las Comunidades Autónomas no han fijado, después de casi diez años, el régimen jurídico específico del personal directivo así como los criterios para determinar su condición, y lo deseable es que lo hicieran de forma integral, como uno de los contenidos de los Estatutos de desarrollo del EBEP, y no legislando de forma parcial Estatutos del Personal directivo como defiende la Federación española de Asociaciones de los Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado (FEDECA).

directivo

Hasta ese momento, que no parece próximo dado que la elaboración del Estatuto del Empleado Público de la AGE no aparece entre las prioridades manifestadas por el actual Gobierno, me permito hacer algunos aportes sobre el futuro desarrollo del personal directivo profesional:

1.- La Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público, enumera una serie de puestos directivos, reservados en su mayoría a funcionarios de carrera del Subgrupo A1:

Artículo 63. Los Subsecretarios: Los nombramientos habrán de efectuarse entre funcionarios de carrera del Estado, de las Comunidades Autónomas o de las Entidades locales, pertenecientes al Subgrupo A1, a que se refiere el artículo 76 de la Ley 7/2007, de 12 de abril, por el que se aprueba el EBEP.

Artículo 64. Los Secretarios generales: Los nombramientos habrán de efectuarse entre personas con cualificación y experiencia en el desempeño de puestos de responsabilidad en la gestión pública o privada.

Artículo 65. Los Secretarios generales técnicos: Los nombramientos habrán de efectuarse entre funcionarios de carrera del Estado, de las Comunidades Autónomas o de las Entidades locales, pertenecientes al Subgrupo A1, a que se refiere el artículo 76 de la Ley 7/2007, de 12 de abril.

Artículo 66. Los Directores generales: Los nombramientos habrán de efectuarse entre funcionarios de carrera del Estado, de las Comunidades Autónomas o de las Entidades locales, pertenecientes al Subgrupo A1, a que se refiere el artículo 76 de la Ley 7/2007, de 12 de abril, salvo que el Real Decreto de estructura permita que, en atención a las características específicas de las funciones de la Dirección General, su titular no reúna dicha condición de funcionario, debiendo motivarse mediante memoria razonada la concurrencia de las especiales características que justifiquen esa circunstancia excepcional. (vid. la disposición adicional cuarta del Real Decreto 424/2016, de 11 de noviembre, por el que se establece la estructura orgánica básica de los departamentos ministeriales en el que se determinan diez Direcciones Generales cuyos titulares no es necesario que ostenten la condición de funcionario).

Artículo 67. Los Subdirectores generales: Los nombramientos habrán de efectuarse entre funcionarios de carrera del Estado, o de otras Administraciones, cuando así lo prevean las normas de aplicación, pertenecientes al Subgrupo A1, a que se refiere el artículo 76 de la Ley 7/2007, de 12 de abril.

Artículo 29. Los Subdelegados del Gobierno en las provincias: En cada provincia y bajo la inmediata dependencia del Delegado del Gobierno en la respectiva Comunidad Autónoma, existirá un Subdelegado del Gobierno, con nivel de Subdirector General, que será nombrado por aquél mediante el procedimiento de libre designación entre funcionarios de carrera del Estado, de las Comunidades Autónomas o de las Entidades Locales, pertenecientes a Cuerpos o Escalas clasificados como Subgrupo A1.

2.- La Ley 28/2006, de 18 de julio, de Agencias estatales para la mejora de los servicios públicos, derogada por la Disposición derogatoria única de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público) ya contempló la figura del personal directivo:

 Artículo 2. Naturaleza y régimen jurídico.

  1. Las Agencias Estatales son entidades de Derecho público, dotadas de personalidad jurídica pública, patrimonio propio y autonomía en su gestión, facultadas para ejercer potestades administrativas, que son creadas por el Gobierno para el cumplimiento de los programas correspondientes a las políticas públicas que desarrolle la Administración General del Estado en el ámbito de sus competencias.

Artículo 23. Personal directivo.

  1. El personal directivo de las Agencias Estatales es el que ocupa los puestos de trabajo determinados como tales en el Estatuto de las mismas en atención a la especial responsabilidad, competencia técnica y relevancia de las tareas a ellos asignadas.
  1. El personal directivo de las Agencias Estatales es nombrado y cesado por su Consejo Rector a propuesta de sus órganos ejecutivos, atendiendo a criterios de competencia profesional y experiencia entre titulados superiores preferentemente funcionarios, y mediante procedimiento que garantice el mérito, la capacidad y la publicidad.

El proceso de provisión podrá ser realizado por los órganos de selección especializados a los que se refiere el apartado 1 del artículo 20, que formularán propuesta motivada al Director de la Agencia Estatal, incluyendo tres candidatos para cada puesto a cubrir.

Cuando el personal directivo de las Agencias tenga la condición de funcionario permanecerá en la situación de servicio activo en su respectivo Cuerpo o Escala o en la que corresponda con arreglo a la legislación laboral si se trata de personal de este carácter.

  1. El Estatuto de las Agencias Estatales puede prever puestos directivos de máxima responsabilidad a cubrir, en régimen laboral, mediante contratos de alta dirección.
  1. El personal directivo está sujeto, en el desarrollo de sus cometidos, a evaluación con arreglo a los criterios de eficacia, eficiencia y cumplimiento de la legalidad, responsabilidad por su gestión y control de resultados en relación con los objetivos que le hayan sido fijados.
  1. El personal directivo percibe una parte de su retribución como incentivo de rendimiento, mediante el complemento correspondiente que valore la productividad, de acuerdo con los criterios y porcentajes que se establezcan por el Consejo Rector, a propuesta de los órganos directivos de la Agencia Estatal.

3.– Algunas Comunidades Autónomas ya ha desarrollado la figura del personal directivo profesional en su normativa:

3.1.- Ley 1/2011, de 17 de febrero, de reordenación del sector público de Andalucía:

Disposición adicional quinta. Personal directivo de las agencias.

Su régimen jurídico será el previsto en el artículo 13 de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público, y en la normativa de desarrollo dictada por la Comunidad Autónoma de Andalucía.

3.2. – Ley 7/2014, de 17 de julio, de medidas en materia de función pública y organización administrativa [Principado de Asturias]:

– Su nombramiento se circunscribe a quienes sean empleados públicos, ya se trate de funcionarios de carrera o de personal laboral fijo.

– Está sujeto a un proceso de evaluación con arreglo a los criterios de eficacia y eficiencia, responsabilidad por su gestión y control de resultados vinculado al cumplimiento de un programa anual de objetivos, siendo causa de cese una evaluación negativa.

– Los puestos directivos se ordenarán a través de una relación de puestos de trabajo directivos específica de contenido análogo a las relaciones de puestos de trabajo previstas con carácter ordinario.

3.3. – Ley 13/2015, de 8 de abril, de Función Pública de Extremadura:

– Se considerarán en todo caso funciones directivas profesionales de carácter ejecutivo las referidas a la dirección, coordinación, evaluación y mejora de los servicios, recursos o programas presupuestarios asignados, así como la rendición periódica de cuentas sobre los mismos.

– Los puestos de trabajo de personal directivo profesional se fijarán en las correspondientes relaciones de puestos de trabajo de dicho personal, donde se determinará los puestos reservados a personal funcionario y aquellos de naturaleza laboral.

-. Los puestos de carácter directivo reservados a personal funcionario serán ocupados en virtud de nombramiento por personal funcionario de carrera del grupo A, subgrupos A1 y A2 de cualquier Administración Pública en la forma que se determine y, en todo caso, cuando las funciones a desempeñar impliquen la participación directa o indirecta en el ejercicio de las potestades públicas o en la salvaguardia de los intereses generales.

-. Cuando la naturaleza del proyecto a ejecutar o del programa a desarrollar así lo exija, el puesto de trabajo de carácter directivo será de naturaleza laboral.

-. Las relaciones de puestos de trabajo de personal directivo no serán objeto de negociación colectiva.

– El personal directivo deberá ser nombrado y cesado de forma directa, mediante acuerdo de Consejo de Gobierno, en aquellos casos en que así se determine expresamente, o bien dando cuenta al Consejo de Gobierno, en los demás supuestos.

– La designación del personal directivo profesional, que será discrecional, atenderá a principios de mérito y capacidad y a criterios de idoneidad, y se llevará a cabo mediante procedimientos que garanticen la publicidad y concurrencia.

3.4.- Ley 2/2015, de 29 de abril, del empleo público de Galicia:

– Se entiende por funciones directivas las tareas gerenciales o de dirección o coordinación de unidades administrativas integradas por el número mínimo de efectivos de personal que se determine reglamentariamente. Los puestos que serán cubiertos por esta clase de personal se contemplarán en una relación de puestos directivos de contenido análogo al de la relación de puestos de trabajo.

– La adquisición de la condición de personal directivo se basará en los principios de mérito y capacidad y en criterios de idoneidad, y se llevará a cabo mediante procedimientos que garanticen la publicidad y concurrencia entre el personal funcionario de carrera y el personal laboral fijo al servicio de las administraciones públicas. Para el personal directivo se configurará una carrera directiva profesional basada en la progresión en los grados de especialización que se establezcan, los cuales determinarán los concretos puestos directivos a los que podrá acceder esta clase de personal según lo dispuesto en la correspondiente relación de puestos directivos.

– El cese en los puestos directivos se producirá por causas objetivas vinculadas a una evaluación negativa del desempeño, a la pérdida de la confianza o a graves y continuadas dificultades de integración en el equipo directivo, apreciadas por el órgano superior jerárquico de aquel del cual la persona directiva dependa directamente. Al personal removido se le reconocerán análogas garantías a las previstas en esta ley para el personal funcionario que cesa en puestos de trabajo provistos por el procedimiento de libre designación.

directivo2

A partir de estas aportaciones, os trasmito algunas propuestas que entiendo deberían ser tenidas en cuenta en el desarrollo normativo de la figura del personal directivo profesional (y que suponen en algún caso un cambio del EBEP):

– Su nombramiento debe circunscribirse, sin ninguna excepción, a quienes tengan la condición de funcionarios de carrera de los Subgrupos A1 y A2. Ello posibilitaría en palabras de Jordi A. Solé Estalella, presidente de FEDECA, “una Administración que, sin duda, tiene que ser dirigida por nuestros responsables políticos, pero no colonizada ni usurpada por ellos”.

– Los puestos de trabajo reservados a personal directivo profesional deberán incluirse en las correspondientes relaciones de puestos de trabajo de personal funcionario (y no en RPT diferenciadas). Dichos puestos deberían ser los incluidos para la Administración general del Estado (AGE) en los artículos 55.3b, 55.4 y 55.5 de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público (Subsecretarios y Secretarios generales, Secretarios generales técnicos y Directores generales, Subdirectores generales, Delegados del Gobierno en las Comunidades Autónomas, Subdelegados del Gobierno en las provincias, y Embajadores y representantes permanentes ante Organizaciones internacionales) y los equivalentes en Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

– La carrera directiva profesional debe basarse en una progresión voluntaria y permanente en los grados de especialización que se establezcan, a partir de itinerarios fundamentalmente formativos (presenciales y a distancia) que serían gestionados por el Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) y, en su caso, por las Escuelas de Administración Pública autonómicas, con contenidos prácticos relativos tanto a conocimientos como competencias (gestión de equipos humanos, gestión económico-presupuestaria, contratación administrativa, etc.)

– Sus condiciones de empleo sí deberían ser materia objeto de negociación colectiva, dada su necesaria condición de empleados públicos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Administraciones Públicas, EBEP, España, Personal directivo profesional y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Personal directivo en las Administraciones Públicas

  1. Celia dijo:

    Estimado Jose,
    Antes de nada, gracias por compartir su conocimiento en un ámbito tan complejo.
    Me gustaría consultarle si, en caso de que se desarrollase un Estatuto del Directivo Público en nuestro país, ¿éste se haría mediante Reglamento, con la forma de RD de Consejo de Ministros o mediante Ley? ¿Cuál sería la opción correcta?

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimada Celia:

      De acuerdo con el artículo 6 del EBEP el desarrollo de éste deberá hacerse por ley. Lo deseable es que el legislador aprobara una ley de función pública estatal que desarrolle de forma integral la normativa básica. Pero no es descartable que legisle de forma parcial (por ejemplo, el personal directivo, la evaluación del desempeño, la carrera horizontal, etc.)

      Un cordial saludo

      Me gusta

  2. Pingback: La presencia del personal directivo profesional en las Administraciones Públicas | Administraciones Públicas y su personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s