Lo que debes saber sobre el permiso de los funcionarios por deber inexcusable de carácter público o personal (art. 48 j del EBEP)

El artículo 48 j) del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) incluye un permiso para los funcionarios “por tiempo indispensable para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público o personal y por deberes relacionados con la conciliación de la vida familiar y laboral“.

Nuevamente estamos ante un concepto jurídico indeterminado, susceptible de numerosas interpretaciones, en muchos casos de carácter restrictivo. Intentaré hacer algunas reflexiones desde el sentido común (del que, como sabéis, se dice que es el menos común de los sentidos).

Dentro de los deberes inexcusables de carácter público o personal estarían comprendidos, entre otros, la comparecencia ante citaciones judiciales, la asistencia como miembro de un Jurado o como miembro de una Mesa Electoral, las citaciones ante órganos de la Administración (Inspección de Hacienda, Inspección de Trabajo y Seguridad Social, etc.)

En 2008, el entonces Ministerio de Administraciones Públicas, entiendo que con buen juicio, precisó, respondiendo a una consulta, que “para poder acogerse a este permiso, siempre es necesario que no exista otro permiso cuyo hecho causante sea el que se pretende proteger”.

EBEP. Estatuto Básico del Empleado Público    EBEP art. 48j - Enfermedad de un descendiente

E incluía otra situación que estaría cubierta por este permiso, vinculada a la conciliación de la vida familiar y laboral, “la asistencia a los descendientes en primer grado, o en su caso, a los ascendientes dependientes, acompañándoles al médico en aquellos supuestos en los que por su edad o estado de salud, no se valgan por si mismos para acudir al médico”. En todo caso, las solicitudes deberían presentarse, con una antelación suficiente en función de la previsibilidad del hecho causante para permitir su valoración, la garantía de la satisfacción de las necesidades de servicio y la adecuada planificación de los recursos humanos.

En 2013, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, respondiendo a una consulta de la S. G. de Personal Civil del Ministerio de Defensa, contempló también dentro de este permiso las ausencias de un trabajador, que de acuerdo con un certificado médico, debe realizar cuidados domiciliarios a su hijo. El permiso se concedería únicamente por el tiempo indispensable para el cumplimiento de la obligación.

En 2016, la Dirección general de la Función Pública ha reiterado en respuesta a una nueva consulta, que el permiso por deber inexcusable tiene dos características principales: su carácter residual (se aplica solo cuando no existan otros permisos que amparen la situación que se pretende proteger a través del mismo)  y su duración (se
otorga por el “tiempo indispensable”, lo que conlleva que, frente a otros
permisos que se otorgan por un plazo predeterminado, este se concede solo por
el tiempo mínimo pero necesario para atender la obligación o el deber que el
mismo ampara). E indica que esta modalidad de permiso debe circunscribirse a
situaciones puntuales, que no se prolonguen en el tiempo, y que no sean
reiteradas, ya que, de lo contrario, parecería conveniente la aplicación de otras
medidas de conciliación o flexibilización de la jornada de trabajo.

Dicho lo cual, y como dicen los juristas, someto estas consideraciones a mejor opinión. Espero vuestros comentarios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EBEP, Permiso de los funcionarios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Lo que debes saber sobre el permiso de los funcionarios por deber inexcusable de carácter público o personal (art. 48 j del EBEP)

  1. Isabel dijo:

    Que pasa cuando es el funcionario el que acude a consulta, fuera de su localidad. yo necesito acudir a varias consultas Médicas en la Península (Vivo en Ceuta) que pasa en mi caso? Mil gracias.

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimada Isabel:

      No indicas a que Administración perteneces. Si fuera la Administración general del Estado, la Resolución de 28 de diciembre de 2012, de la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas, por la que se dictan instrucciones sobre jornada y horarios de trabajo del personal al servicio de la Administración General del Estado y sus organismos públicos (BOE de 29 de diciembre), modificada por Resolución de 22 de julio de 2015 (BOE de 24 de julio), Resolución de 16 de septiembre de 2015 (BOE de 18 de septiembre), Resolución de 25 de noviembre de 2015 (BOE de 10 de diciembre) y Resolución de 12 de junio de 2017 (BOE de 14 de junio) indica:

      “En los supuestos de ausencia parcial al puesto de trabajo como consecuencia de la asistencia a consulta, prueba o tratamiento médicos, dicho periodo de tiempo se considerará como de trabajo efectivo siempre que la ausencia se limite al tiempo necesario y se justifique documentalmente por el empleado público su asistencia y la hora de la cita”.

      Por otra parte, y dado que no hay un permiso específico para la situación que comentas (necesidad de disponer de jornadas completas), podría considerarse que entraría dentro del permiso “por tiempo indispensable para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público o personal y por deberes relacionados con la conciliación de la vida familiar y laboral” (art. 48 j del EBEP). En ese caso, entiendo que la Administración exigiría la justificación por la que la asistencia médica no pueda realizarse en la localidad donde resides.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  2. Pepe dijo:

    Tengo que llevar a mi hija al médico por enfermedad grave. Mi mujer y yo somos funcionarios. ¿El permiso nos incluye a ambos?

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado Pepe:

      Tendrías derecho a este permiso, vinculado a la conciliación de la vida familiar y laboral. Lógicamente, podríais disponer del mismo cualquiera de los dos en vuestra condición de funcionarios, pero no de forma simultánea.

      Espero la plena recuperación de vuestra hija.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  3. José Luis dijo:

    Hola, soy funcionario de carrera de una administración local. Deseo solicitar una licencia sin sueldo a mi ayuntamiento. En el caso de que me sea concedida desearía saber si en el periodo de disfrute de la citada licencia mi ayuntamiento tiene la obligación o no de cotizar a la tesorería de la seguridad social por mí como trabajador municipal durante el desarrollo de la licencia sin sueldo.

    Me gusta

    • jval01 dijo:

      Estimado José Luis:

      El artículo 73 del Decreto 315/1964, de 7 de febrero, por el que se aprueba la Ley articulada de Funcionarios Civiles del Estado, aún vigente, indica que “podrán concederse licencias por asuntos propios. Dichas licencias se concederán sin retribución alguna, y su duración acumulada no podrá en ningún caso exceder de tres meses cada dos años”.

      Aunque es una licencia sin derecho a retribuciones, se mantiene la obligación de cotizar al correspondiente Régimen General de la Seguridad Social por este periodo. En el caso de pertenencia al Régimen General de la Seguridad Social sólo cotiza la Administración (contingencias comunes de la cuota empresarial), pero no el funcionario (cuota del trabajador).

      El tiempo de licencia sin sueldo tiene la consideración de servicios efectivamente prestados, a efectos de antigüedad.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  4. Daniel dijo:

    Queria plantear una cuestion que no me a quedado clara. Mi caso particular, en un mes operaran a mi hija de 6 meses del corazon en otra comunidad autonoma, por al menos 2 semanas deberia quedar ingresada me han dicho los medicos.
    Podria acogerme a este articulo para yevarla pasar su estancia alli y traerla?

    Me gusta

  5. Elena dijo:

    Gracias por la información, muy clarificadora.
    Desde los cambios de los últimos años del Gobierno, lesivos para nuestras condiciones de trabajo, es muy útil lo que indicas

    Le gusta a 1 persona

    • ana dijo:

      El problema surge por la conciliación de vida laboral y familiar. Entiendo que haya permiso para acompañar a un hijo (que no cualquier descendiente: los nietos tienen padres) o ascendiente al médico. Pero atención al caso:funcionario que solicita como permiso por conciliación acompañar a un ascendiente a un juicio al que ha sido citado éste. ¿dónde está el límite? ¿esto no es un asunto particular? (el juicio no es suyo, sino de su ascenciente). En este orden de cosas ¿dónde se acaba el permiso? Porque la casuística puede ser infinita.

      Me gusta

    • jval01 dijo:

      Elena:

      Básicamente de acuerdo.

      Este permiso sólo podría vincularse a acompañar a una cita médica a un “ascendiente dependiente”, es decir, únicamente en aquellos supuestos en los que por su edad o estado de salud éste no puede valerse por si mismo (lo que, lógicamente, debe acreditarse).

      Para otras circunstancias como la que indicas, cuando el funcionario/a desea acompañar a un ascendiente a un juicio, debería utilizarse el permiso de asuntos particulares (seis días al año, art. 48k del EBEP).

      Un cordial saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s