Lo que debes saber sobre el permiso de los funcionarios por deber inexcusable de carácter público o personal (art. 48 j del EBEP)

El artículo 48 j) del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) incluye un permiso para los funcionarios “por tiempo indispensable para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público o personal y por deberes relacionados con la conciliación de la vida familiar y laboral“.

Nuevamente estamos ante un concepto jurídico indeterminado, susceptible de numerosas interpretaciones, en muchos casos de carácter restrictivo. Intentaré hacer algunas reflexiones desde el sentido común (del que, como sabéis, se dice que es el menos común de los sentidos).

Dentro de los deberes inexcusables de carácter público o personal estarían comprendidos, entre otros, la comparecencia ante citaciones judiciales, la asistencia como miembro de un Jurado o como miembro de una Mesa Electoral, las citaciones ante órganos de la Administración (Inspección de Hacienda, Inspección de Trabajo y Seguridad Social, etc.)

En 2008, el entonces Ministerio de Administraciones Públicas, entiendo que con buen juicio, precisó, respondiendo a una consulta, que “para poder acogerse a este permiso, siempre es necesario que no exista otro permiso cuyo hecho causante sea el que se pretende proteger”.

EBEP. Estatuto Básico del Empleado Público    EBEP art. 48j - Enfermedad de un descendiente

E incluía otra situación que estaría cubierta por este permiso, vinculada a la conciliación de la vida familiar y laboral, “la asistencia a los descendientes en primer grado, o en su caso, a los ascendientes dependientes, acompañándoles al médico en aquellos supuestos en los que por su edad o estado de salud, no se valgan por si mismos para acudir al médico”. En todo caso, las solicitudes deberían presentarse, con una antelación suficiente en función de la previsibilidad del hecho causante para permitir su valoración, la garantía de la satisfacción de las necesidades de servicio y la adecuada planificación de los recursos humanos.

En 2013, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, respondiendo a una consulta de la S. G. de Personal Civil del Ministerio de Defensa, contempló también dentro de este permiso las ausencias de un trabajador, que de acuerdo con un certificado médico, debe realizar cuidados domiciliarios a su hijo. El permiso se concedería únicamente por el tiempo indispensable para el cumplimiento de la obligación.

Dicho lo cual, y como dicen los juristas, someto estas consideraciones a mejor opinión. Espero vuestros comentarios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EBEP, Permiso de los funcionarios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Lo que debes saber sobre el permiso de los funcionarios por deber inexcusable de carácter público o personal (art. 48 j del EBEP)

  1. Elena dijo:

    Gracias por la información, muy clarificadora.
    Desde los cambios de los últimos años del Gobierno, lesivos para nuestras condiciones de trabajo, es muy útil lo que indicas

    Le gusta a 1 persona

    • ana dijo:

      El problema surge por la conciliación de vida laboral y familiar. Entiendo que haya permiso para acompañar a un hijo (que no cualquier descendiente: los nietos tienen padres) o ascendiente al médico. Pero atención al caso:funcionario que solicita como permiso por conciliación acompañar a un ascendiente a un juicio al que ha sido citado éste. ¿dónde está el límite? ¿esto no es un asunto particular? (el juicio no es suyo, sino de su ascenciente). En este orden de cosas ¿dónde se acaba el permiso? Porque la casuística puede ser infinita.

      Me gusta

    • jval01 dijo:

      Elena:

      Básicamente de acuerdo.

      Este permiso sólo podría vincularse a acompañar a una cita médica a un “ascendiente dependiente”, es decir, únicamente en aquellos supuestos en los que por su edad o estado de salud éste no puede valerse por si mismo (lo que, lógicamente, debe acreditarse).

      Para otras circunstancias como la que indicas, cuando el funcionario/a desea acompañar a un ascendiente a un juicio, debería utilizarse el permiso de asuntos particulares (seis días al año, art. 48k del EBEP).

      Un cordial saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s